Mandrel MANDO

Eficaz y económico, fuerza de retención y perfección

A menudo, un mecanizado completo fracasa porque falta una sujeción interior razonable. En muchos casos, el plato de garras es una solución provisional, pero también los mandriles de sujeción convencionales con casquillos de sujeción ranurados llegan rápidamente a sus límites respecto a la precisión, la rigidez y la carrera de apertura. Todo lo contrario que los mandriles de sujeción de HAINBUCH. Ellos incluyen la tecnología de sujeción más moderna que convence incluso en ámbitos de aplicación críticos.

Gran fuerza de retención gracias a la tecnología de HAINBUCH

El elemento central es la boquilla de sujeción segmentada y vulcanizada. Un casquillo de sujeción convencional de acero para muelles solo está templado a la dureza de muelle, es decir, que es blando y debe «doblarse» para sujetar la pieza de trabajo. En cambio, la boquilla de sujeción segmentada de HAINBUCH de acero de cementación al cromo-níquel, muy resistente al desgaste, tiene segmentos muy duros, resistentes al desgaste y rígidos. Todas las superficies funcionales son completamente rectificadas en una sujeción de modo de que se garantice la máxima precisión de concentricidad.

Puntos más importantes 

  • Amortiguación de vibraciones por boquillas de sujeción segmentadas vulcanizadas
  • Estabilización de la pieza por tracción axial contra el tope de la pieza
  • Gran fuerza de sujeción incluso con pequeños Ø de sujeción
  • Rango de sujeción, Ø 8 – 120 mm, con solo 8 tamaños de mandril
  • Todos los mandriles están preparados para el dispositivo de control de instalación de aire